Perder el miedo a no encontrar trabajo cuando está en paro o desempleo.

Gestión de emociones

Las personas somos emociones.

¿Sabéis desde donde viene el refrán de ojos que no ven, corazón que no siente?

Nuestro cerebro funciona así:

Recibimos un estímulo, recibimos una noticia por cualquiera de nuestros sentidos (el refrán se refiere a los ojos, pero por cualquiera de nuestros sentidos recibimos el estímulo).

Oímos algo, vemos algo, o notamos algo, a partir de allí nuestro cerebro en función de lo que nosotros creamos de lo que seamos nosotros mismos de cómo es nuestra personalidad, de cómo son nuestras creencias, va a crear un pensamiento sobre lo que ha ocurrido.

Ese pensamiento es el que va a desatar la emoción.

En otras palabras, ese pensamiento lo que crea es una emoción en función de lo que nos esté ocurriendo por la cabeza, y genera una conducta.

Ejemplo de cómo funciona el cerebro para crear emociones

Por ejemplo:

Este es un ejemplo de una chica que odia los sapos.

A esta chica los sapos le dan tanto repelús que se llega a desmayar cuando ve un sapo.

Entonces, ¿Cuál es el estímulo? Ver el sapo

Ella, incluso llega a ver una fotografía o le hablan de un sapo y eso genera un pensamiento, que es:

“Odio los sapos y me muero de asco y de todo”.

Eso genera una emoción y esa emoción es tan fuerte, porque viene de un pensamiento tan fuerte que genera una conducta.

En este caso, la conducta es de huida absoluta, huida total a toda velocidad, incluso llegar a desmayarse.

Imaginaros que un estímulo neutro, como lo es un sapo puede llegar a generar una conducta de desmayarse.

Entonces, estamos aquí para hablar de cuando se está buscando empleo, entonces ¿Qué es el estímulo?

Gestión de emociones al buscar empleo:

¿Qué es lo que ha ocurrido?

Lo primero que ha ocurrido es que no se tiene empleo.

Hemos tenido una noticia de alguna forma, que nos dice:

“Ya no tienes empleo”.

En este caso, el estímulo es la falta habitual de trabajo.

¿Qué pasa por nuestro cerebro cuando no tenemos empleo?

En función de las creencias que tengamos nosotros y de cómo seamos y de la situación en la que estamos viviendo (porque la situación también genera unas creencias) Ese estimulo va a funcionar de una manera, y va a crear unos pensamientos.

Esos pensamientos, pueden ser o muy catastróficos, o van a ser más mitigados en función de cómo sean nuestros pensamientos.

Así es como eso creará unas emociones y en función de las emociones creará una conducta.

Que es lo que nosotros haremos todo el día.

Una noticia como tener un desempleo, puede causar pensamientos de indefensión, de desamparo, sacar a la luz todas las inseguridades personales que tiene la persona.

Crear una emoción de ira, de tristeza, de miedo tan grande que causa la parálisis, o que causa una depresión.

Entonces tenemos que ser muy conscientes de esta cadena.

Es por ello que antes de empezar a hablar sobre la gestión de emociones en la búsqueda de empleo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

Siempre, tiene que existir un estímulo, tiene que existir una creencia que genera unos pensamientos y va a haber una emoción generada por esos pensamientos y una conducta.

Estos cuatro aspectos siempre aparecen.

Entonces, es importante porque a lo largo del vídeo que te dejamos en la parte superior de este post, va s a ver como cada una de ellas tiene una importancia y como tú puedes controlar algunas de ellas.

Para seguir profundizando sobre este tema te invitamos a ver el vídeo que dejamos en la parte superior de este post.

>
×

Hola!

¿Cómo podemos ayudarte?

× Ayuda